Mauricio Botton y su mujer Carlota

Las marcas Premium y su necesidad de humanización.

Las marcas Premium ofrecen desde hace muchísimos años productos y servicios de gran calidad que satisfacen de forma exquisita las necesidades de sus clientes. Sectores como la moda, la joyería, el automovilismo, incluso el gastronómico han mantenido, ya sea de manera consciente por su discreta política de comunicación o inconscientemente por no darle importancia, una barrera con su consumidor final.

Con los años el consumidor, y concretamente el consumidor digital, ha mostrado un interés creciente no solo en los valores corporativos y de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) de las marcas, sino que se básicamente se realiza dos preguntas entorno a una marca que consume: ¿Qué me aporta esta marca más allá de su producto o servicio? ¿Quién está detrás de todo esto?

Por este motivo, las empresas ya empiezan a ser conscientes que la prescripción por parte de un cliente o un usuario ahora cuesta mucho más de provocar si este no resuelve sus preguntas sobre el factor humano y ético que posee marca. Además, el estudio de los targets y su hiper-segmentación han permitido establecer a nivel de estrategia de marketing digital, una prioridad por los canales que más consumen públicos con un potencial enorme como pueden ser los Millennials. De hecho, según el estudio “How millennials get news”, el e-mail representa para este target, un 72% de su actividad digital diaria.

Desde LAESKI, observando esta tendencia y necesidad de aplicación por parte de las marcas premium, queremos mostrar en este artículo el esfuerzo que están haciendo algunas marcas para potenciar el factor humano en sus estrategias digitales y acercarse sus valores corporativos a un público cada vez más receptivo e implicado con los lanzamientos de los productos.

 

Hispano Suiza: Grup Perelada.

La prestigiosa marca de coches española fundada en 1904 por Damián Mateu vuelve en escena de la mano de su bisnieto Miguel Suqué Mateu, y lo hace “a lo grande” presentando para 2019 en el salón de Ginebra, un deportivo eléctrico de lujo de edición limitada.

Mantener la elegancia, la deportividad y sobretodo la fiabilidad son objetivos claros de la marca que producirá sólo 19 autos, que tendrán un valor de 1,5 millones de euros cada uno y llevará el nombre de Carmen, en honor a la madre del actual presidente de la compañía, que pertenece al Grup Perelada. Sin duda, un producto que colma toda aspiración de los amantes de las cuatro ruedas. En cuanto al grado de personalización del coche, será altísimo.

En cuanto a la humanización de la marca, no sólo de Hispano Suiza, sino del Grup Perelada en General, la podemos apreciar en su página web, y en la que se puede reproducir un vídeo en el cual aparecen las figuras más representativas que han hecho posible que la marca obtuviera su prestigio y que siga siendo 100% familiar (4ª generación), manteniendo unas altísimas ambiciones de futuro. Os lo mostramos a continuación.

 

 

Raimat: Ellos han elegido sostenibilidad.

Viene haciendo las cosas bien desde hace tiempo Raimat, una marca del Grupo Codorniu, con excelentes campañas de publicidad tanto a nivel tradicional (ver el último anuncio de la marca en el cual se posicionan claramente como una empresa que apuesta por cultivos sostenibles) como digitales. En el ámbito digital (en la página web de Codorniu, que a la vez también es un ecommerce, sin ir más lejos, en las fichas de los productos se encuentran elementos humanizadores como por ejemplo textos de enólogos expertos de la marca. (ver imagen)

 

Bruno Colomer, enólogo de Codorniu

Y es que Raimat, está catalogada como una de las marcas pioneras a nivel de investigación y desarrollo en aplicaciones tecnológicas para un mejor cultivo y tratamiento de sus viñedos. Y es que el 100% de sus tierras están catalogadas como sostenibles. Dicho esto, está claro que ni podíamos pasar por alto el buen hacer de esta marca.

 

La Gramanosa: El sueño de un matrimonio que terminó convirtiéndose en uno de los mejores aceites de oliva del mundo.

Hace ya 30 años, Mauricio Botton, nieto del fundador de la empresa Danone Isaac Caraso, adquirió las mejores fincas situadas ubicadas en las comarcas catalanas del Alt Penedès y Baix Camp, al sur de Barcelona, con la intención de producir un aceite de oliva virgen extra de exquisita calidad.

La dedicación de un equipo humano con experiencia en el sector, tanto en el ámbito de la gestión como en el tratamiento del producto, unido a los avances tecnológicos aportados, han permitido a La Gramanosa disponer de un tratamiento de la aceituna inmediato y respetando factores tan importantes para la producción del aceite de oliva como la temperatura.

Como ellos mismos comentan, el objetivo de la empresa es producir un “aceite inusual”, que provoque una experiencia única al cliente.

Y es que actualmente el sueño de Mauricio Botton y su mujer Carlota, amante del árbol del olivo, se ha convertido en realidad, ya que sus olivos producen uno de los aceites de oliva virgen extra más reconocidos del mundo.

A continuación, exponemos las fotografías de Mauricio y Carlota (fundadores), del Paolo Miceli (CEO), Duccio Morosso (Asesor) y Sergi Garcia (Responsable de calidad). Un excelente ejemplo de humanización de una marca, del cual muchas empresas del sector alimentario deberían aprender.

¿Os ha gustado el artículo?

Recordaros que podéis seguirnos en nuestras redes sociales. ¿Aún no lo has hecho? ¡Únete a la comunidad LAESKI.

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. + Info política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies