fbpx
Pep Garcia

Entrevista a Pep Garcia – Maxchief Europe y Club Marketing Barcelona

Hoy en día nos encontramos com una sociedad que necesita utilizar unas herramientas u otras para que Internet sea beneficioso para su día a día. La tecnología y la cultura digital está evolucionando de tal manera que profesionales y empresas deben estar a la última para realizar una buena gestión del marketing. El marketing es tan ámplio y tan variado que a veces es inimaginable hasta dónde puede llegar a impactar en todos los sectores. Simplemente no tiene techo.

Podemos considerar que para completar una buena estratégia de marketing es imprescindible explotar la creatividad de cada profesional, ya que la capacidad de intuición, inteligencia y detección de oportunidades es cada vez más elevada en un ser humano. Es impresionante el grado accesibilidad a cualquier tipo de información que se tiene actualmente. Por este motivo, en las entrevistas de LAESKI os queremos presentar a Pep Garcia, socio-director general de Maxchief Europe y Presidente del Consejo Académico y miembro de la Junta Directiva del Club Marketing Barcelona.

 

Buenos días Pep, muchas gracias por atendernos.

 

1.- Para empezar esta entrevista, nos gustaría saber un poco de la historia de Maxchief Europe.

Después de una carrera directiva larga y “exitosa” me encontré por primera vez sin trabajo. Desde que me gradué en mi MBA en el IESE en 1991 y hasta mayo de 2008 había ido saltando de proyecto en proyecto (nunca estuve más de 4 años en una empresa u organización). Cuando consideraba que un proyecto directivo se estaba acabando (en mi caso creo que se acaba un proyecto cuando dejas de aprender), me venían a buscar y me ofrecían otro más retador y atractivo. Yo era de los directivos que disfrutan con los procesos de cambio y las reorientaciones estratégicas de las compañías y eso era lo que me ofrecían. En el último proyecto directivo en el que comencé a trabajar en enero de 2005 fue la primera vez que tuve la oportunidad de dirigir una empresa industrial. Me vino a buscar un grupo de empresas que tenía una gran estructura industrial porque estaba en pérdidas y se le habían acabado las ideas para competir en un mercado que había cambiado radicalmente. En esta empresa impulsé junto a mi equipo el mejor proyecto profesional que he liderado para “otro” y conseguimos resultados a muy corto plazo. La reorientación estratégica que diseñamos e implementamos hace que, todavía hoy, esa empresa sea una empresa de referencia en su sector. Después de tres años de exitosos resultados, y por cuestiones políticas de un consejo de administración que no estaba involucrado en el día a día de la compañía, me despidieron. Este hecho, junto con la gran sensación de injusticia que sentí hicieron que tomara la decisión más importante de mi vida profesional. Esta decisión que ha afectado en gran manera y de forma muy positiva a mi vida personal, fue la de emprender mi primer proyecto propio. Ese proyecto fue Maxchief Europe y de eso hace ya más de 11 años.
Maxchief Europe es una empresa de capital mixto catalán taiwanés que diseña y comercializa mobiliario plegable y accesorios dirigidos al mercado profesional de eventos y montajes efímeros. Nuestra estrategia se basa en la innovación y un constante desarrollo y lanzamiento de nuevos productos, en un marketing y una comunicación global, una garantía europea y una logística flexible y eficaz. Fabricamos todos nuestros productos de mobiliario en Zhuhai (China) y nuestros productos textiles en Antalya (Turquía).
La “magia” de nuestra empresa que nació global, ha sido el combinar dentro de la misma organización lo mejor de dos culturas tan distintas y tan complementarias a la vez como la europea y la asiática, precisando más, la catalana y la taiwanesa. El proceso ha sido apasionante desde el principio. Cuando consigues crear un equipo con culturas tan distintas y tan complementarias los resultados son extraordinarios. De hecho, la historia de Maxchief Europe es una historia de éxito desde nuestros difíciles comienzos a finales del 2008 hasta hoy. Hemos sido capaces de crecer cada año y de vender nuestras marcas en más de 80 países de los 5 continentes. Nuestra marca ZOWN, orientada al mercado profesional, es líder en el segmento del mobiliario plegable profesional en muchos países del mundo.
En nuestro proceso de globalización y de control de la fabricación de nuestros productos, en 2017 invertimos en una empresa textil en Antalya (Turquía) para fabricar los productos textiles de nuestra colección ZOWN.

2.- ¿Cómo empezaste tu andadura en el Club de Marketing de Barcelona? 

Mi andadura en el Club de Marketing empezó hace 5 años, cuando el entonces y actual Presidente del Club Lluís Torra, me ofreció incorporarme al Club con una Junta de personas extraordinarias y comprometidas que asumimos el reto de reposicionar y relanzar una institución imprescindible en el mundo del marketing en Barcelona. Estos últimos 5 años he tenido el honor de formar parte de la Junta Directiva del Club y el pasado mes de noviembre de 2019 de formar parte de la candidatura a la Junta que ha renovado la confianza por 5 años más. El Club Marketing Barcelona, que está actualmente celebrando su 60 aniversario, fue creado en 1959 por unos visionarios que ya entendieron en aquel entonces la importancia de las ventas y el marketing en la estrategia corporativa de las empresas. El objetivo del Club es poner en valor el marketing como elemento esencial de competitividad de las empresas y de las personas y poner en valor la figura del director de marketing en las empresas. Otro de nuestros grandes objetivos es situar a Barcelona como la capital del marketing a nivel global. En estos últimos 5 años he presidido el consejo académico del Club, el órgano que aglutina todos los actores que forman parte del ecosistema de la formación del talento en marketing, es decir, universidades, escuelas de negocios, empresas, profesores y estudiantes. El principal objetivo del consejo académico es acercar el mundo académico al mundo empresarial. En los actos que hemos ido organizando hemos debatido largamente sobre el talento que demandamos actualmente y el que demandaremos las empresas en un futuro próximo y el talento que están formando las instituciones académicas y cómo se deben ir adecuando a las demandas de talento del mercado. Un debate apasionante y necesario desde el convencimiento que la competitividad de nuestras empresas, la calidad de nuestras startups y por tanto, el progreso económico y el bienestar de nuestra sociedad dependerá, en gran medida, de la calidad del talento que seamos capaz de formar, atraer y retener.

3.- Explícanos qué producto o servicio ofrecéis en Maxchief Europe. ¿Cuáles son los valores de marca y vuestro público objetivo?

En Maxchief tenemos muy claro que no vendemos productos sino soluciones para nuestros clientes. El producto es una parte importante del éxito de la estrategia de una compañía, pero sólo una parte. En nuestro caso vendemos el “mejor” producto para las necesidades del cliente profesional, el de más calidad, el más versátil, resistente, ligero y funcional. Pero una parte importante de nuestro éxito se la debemos a nuestra estrategia de marketing y comunicación que nos ha permitido hacer “llegar” ese mensaje a nuestros clientes objetivo en multitud de mercados internacionales. Nuestra página web está traducida a más de 22 idiomas, nuestro packaging e instrucciones están en más de 25 idiomas. Es increíble el “poder” que la comunicación digital nos ha dado a las Pymes. Nos ofrece unas armas que antes estaban reservadas sólo a las grandes corporaciones multinacionales. Nuestra comunicación se basa, sobre todo, en las imágenes y en los vídeos. Es la mejor, más eficiente y más eficaz forma de comunicar en un entorno global. En nuestro centro logístico de Llinars del Vallès tenemos un plató para la toma de fotos y la grabación de vídeos que utilizamos casi a diario. Un vídeo que hemos hecho hoy en Llinars, lo subimos a Youtube y un cliente nuestro lo puede visionar en tiempo real en la otra parte del mundo y, lo que es más fascinante, todo absolutamente gratis. La comunicación digital y las nuevas tecnologías han democratizado las estrategias empresariales globales. Ahora la restricción no es el nivel necesario de inversiones enormes en comunicación, el elemento clave es el talento y la creatividad.
Nuestra marca ZOWN se comercializa en más de 80 países del mundo y en muchos de ellos es la marca líder del mobiliario plegable profesional. La clave del éxito ha sido encontrar el posicionamiento adecuado, hacer una segmentación apropiada y comunicar la propuesta de valor de forma efectiva, todo ello en un mercado de nicho global.



4.- Hablemos un poco de tu perfil Pep. ¿Podrías explicar brevemente a nuestros lectores tu trayectoria antes de entrar en el Club de Marketing de Barcelona?

Como decía antes, fui directivo durante más de 17 años, me dediqué a la consultoría estratégica, trabajé para el primer Gobierno del Principado de Andorra después de que se aprobara la Constitución, y dirigí varias sociedades antes de crear mi propia empresa en 2008. A nivel de formación, estudié Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Barcelona y posteriormente cursé un MBA en IESE. Recientemente, en 2016, hice un Máster en Comunicación Digital e Innovación Tecnológica para complementar mi formación en el mundo de la comunicación digital.
Soy una persona tremendamente curiosa, creativa e innovadora. Me encanta liderar equipos en los que sus personas a que aporten lo mejor de ellas mismas. Creo que el buen líder no es aquel que ve a las personas de su equipo como son sino como lo que realmente quieren ser y les ayuda a que lo consigan. Creo en el liderazgo participativo basado en valores.
Mi perfil profesional es muy global, estoy convencido que el mundo es nuestro terreno de juego y eso se debe reflejar en el ADN de los modelos de negocio. En todas las empresas en que he estado he liderado procesos de internacionalización.
En cuanto a mis intereses personales, me apasiona la educación, creo firmemente que nos jugamos el futuro como sociedad en la calidad de nuestro sistema educativo. Soy Vice-Presidente y Patrón de la Fundació per a la Creativació, desde la cual ayudamos a nuestros niños y jóvenes a ser creativos e innovadores (creativació es un neologismo que significa creatividad para la innovación) a través de un método basado en el design thinking. En 5 años más de 20.000 niños y niñas han pasado por nuestros programas. Empezamos trabajando con niños a partir de 8 años y hemos ido creciendo con ellos. Ahora ya ofrecemos programas para niños y niñas de la ESO, y en los últimos años hemos realizado proyectos con universitarios y estudiantes de máster.


5.- Hablemos de emprendimiento. Desde tu punto de vista, ¿cómo están evolucionando los emprendedores actuales? Dentro de la experiencia que atesoras  dentro de la docencia, crees que el sistema actual “mima” lo suficiente a l@s jóvenes que quieren crear su propio proyecto, y así evitar la denominada “fuga de talento”?

Hace unos años empecé a colaborar con Acció en sus programas de mentoring de emprendedores. Posteriormente, empecé a colaborar como mentor con la Youth Business Spain. Actualmente, dedico una parte de mi tiempo a mentorizar emprendedores que están lanzando su startup al mercado o que ya están en una fase más avanzada de crecimiento. Por evolución natural, también me he convertido en inversor en algunos de estos proyectos relacionados sobre todo con la educación, la tecnología y la sostenibilidad.
He mentorizado muchos emprendedores en diversos sectores de actividad y he trabajado, reído y llorado con ellos. El camino del emprendimiento no es fácil. Creo que la sociedad debería tener un mayor reconocimiento a esos “aventureros” que abandonan su “zona de confort” para perseguir su sueño. Soy de los que creo que, cuando se emprende, o se gana o se aprende, pero cuando un emprendedor tiene que abandonar un proyecto por el que ha luchado 3 o 5 años de su vida, en el que ha invertido todo su dinero y el de sus FFF, se produce una situación traumática que hay que afrontar. Esa ha sido la parte más difícil de mi función de mentor. Empatizo absolutamente con los emprendedores con los que trabajo. Es cierto que no hay mejor máster que lo que un emprendedor aprende en un proyecto que “fracasa”, pero esto sólo se ve cuando ha pasado un tiempo y se mira con un poco de perspectiva. Mientras se está viviendo esta situación traumática se sufre mucho.
Las estadísticas dicen que sólo 1 o 2 startups sobre 10 llegan a superar los 5 años. Lo decimos y nos quedamos tan tranquilos. Para mí, esto es un drama a todos los niveles y las políticas de fomento del emprendimiento deberían centrarse, entre otros temas, en atacar las causas que causan esta gran mortalidad de las startups.



6.- La tecnología es un gran reto y una apuesta segura en cualquier sector, ¿qué opinas de ésta afirmación? ¿Cuál o cuáles factores crees que son imprescindibles para emprender o hacer crecer un negocio?

Hoy en día la tecnología es necesaria e imprescindible para que un modelo de negocio triunfe. Pero hay que entender que, en la mayoría de las empresas, la tecnología es un medio no un fin en sí misma.
Los factores imprescindibles para que una startup tenga éxito son varios. Bajo mi punto de vista la importancia de la idea está sobrevalorada. Prefiero una idea no tan buena o innovadora bien ejecutada que una idea brillante mal implementada. Diseñar un buen modelo de negocio es fundamental. El modelo de negocio no es nada más que definir qué problema soluciono y a quién, con qué producto o servicio, cuánto y cómo me van a pagar por ello y cómo me van a conocer mis clientes potenciales. Sencillo y de sentido común, como lo es la esencia de una buena estrategia de marketing.
Otro tema clave es el equipo. Los talentos básicos necesarios deben encontrarse dentro del proyecto, o los tienen los socios fundadores, o los que faltan hay que atraerlos. Es muy importante la persona que lidera el proyecto. El éxito de una startup se basa en la capacidad del emprendedor de conseguir pasar de una idea a una empresa estructurada, con un equipo de personas que saben exactamente lo que tienen que hacer y con sistemas y procesos bien establecidos.
Uno de los retos claves de una startup y de un emprendedor es entender que éste no puede ser imprescindible si lo que queremos es que el proyecto escale, y que lo verdaderamente imprescindible es un equipo de calidad.
Todos los emprendedores que conozco que han tenido éxito tienen una característica en común, son grandes vendedores. Deben ser grandes vendedores de sus productos o servicios, pero también de sus proyectos para poder captar inversores interesados en él. La financiación es otro elemento clave para el éxito de un proyecto. Necesitamos la financiación exacta que necesitamos para impulsar nuestro proyecto y en el momento justo que la necesitamos. No conseguirla o conseguirla más tarde puede ser el fin del proyecto. He visto “fracasar” grandes proyectos por no conseguir la financiación adecuada. En este tema no se puede ser posibilista y hay que actuar con mucha previsión.
Otro aspecto clave al que no se le da la suficiente importancia es el timming. Para que un proyecto innovador tenga éxito debe llegar al mercado en el momento adecuado. Muchos proyectos no han tenido éxito porque se han adelantado a las necesidades del mercado.
Por último, remarcar que el emprendimiento es un proceso iterativo. Se aprende por prueba y error y el único laboratorio de aprendizaje efectivo es el propio mercado. Por ello aconsejo siempre a los emprendedores a que lancen sus productos o servicios al mercado cuando sean mínimamente “presentables”. El aprendizaje siempre viene del mercado y es importante conocer las reacciones de nuestros clientes antes de gastar ingentes cantidades de dinero y de tiempo en el desarrollo de productos que después no tienen aceptación en el mundo “real”.



7.- Nos gustaría hablar sobre un término muy interesante, la creatividad. ¿Qué es para ti la creatividad? ¿Cómo se puede trabajar la creatividad tanto a nivel organizacional como a nivel personal?

Me apasiona la creatividad orientada a la innovación y/o a la acción, es decir, la creativación. En el mundo de la empresa sólo cuenta lo que hacemos, no lo que pensamos o lo que decidimos que tenemos que hacer, pero no lo acabamos haciendo.
La creatividad es la capacidad para generar nuevas ideas que nos llevan al diseño de nuevos productos o servicios, a eso le llamamos innovación. Innovar es hacer un viaje al futuro, viajamos al futuro para visionar algo que no existe y volvemos al presente para llevarlo a cabo. Sólo las  ideas idóneas, las que se pueden llevar a la práctica son verdaderamente creativas. En la Fundació para la Creativació hemos creado un método pedagógico innovador para convertir la creatividad en innovación. El método está basado en el design thinking. Existe una metodología para ser creativo, la creatividad se puede aprender igual que aprendemos a leer o a escribir. En palabras del reconocido pedagogo Sir Ken Robinson, en el mundo en que vivimos la creatividad es tan importante como saber leer o escribir.
El proceso educativo es un ejercicio de futurología, estamos preparando a nuestras niñas y niños para que salgan al mercado de trabajo de aquí a 10 o 15 años. Los expertos dicen que, en este mundo altamente cambiante, complejo y tecnológico en el que los cambios de suceden exponencialmente, en el que la mayoría de los trabajos que nuestros jóvenes tendrán dentro 10 años no sabemos ni cuáles son, las soft skills serán básicas para la empleabilidad. Según un informe reciente del World Economic Forum, las tres características más importantes que influirán en la empleabilidad futura serán la capacidad para resolver problemas complejos, el pensamiento crítico y la creatividad.
A nivel organizacional también debemos construir organizaciones abiertas a la creatividad y a la innovación. Debemos diseñar estructuras participativas, poco jerarquizadas, en las que no exista el miedo al error y en el que las personas estén identificadas con los valores y los objetivos de la organización. La mayor parte de la innovación surge de las personas que están dentro de las organizaciones. Si no aprovechamos esta fuente de competitividad estamos perdiendo valor cada día.
Además, como decía antes, la comunicación digital ha democratizado las estrategias de marketing, ahora el elemento clave ya no es tanto la inversión necesaria como la creatividad.


8.- ¿Cómo crees que va a evolucionar el marketing en las empresas? ¿Qué factores van a ser esenciales para una práctica correcta en esta disciplina?

La esencia del marketing no cambia por muchos avances tecnológicos y nuevos medios de comunicación digital que aparezcan en el mercado. Bajo mi punto de vista, es muy difícil determinar el punto dónde acaba la estrategia corporativa y dónde empieza la estrategia de marketing. El marketing es clave para la competitividad de las empresas.
Hay que tener claros los conceptos básicos del marketing para elaborar una estrategia ganadora. Los conceptos clave son los de siempre, es decir, el posicionamiento y la segmentación. Y lo fundamental es elaborar una estrategia coherente con este posicionamiento, situando al cliente en el centro de todo lo que hacemos y elaborando una estrategia de comunicación efectiva para hacer llegar nuestra propuesta de valor a nuestro cliente objetivo. Hasta aquí sentido común puro y duro.
Sí que es verdad que las nuevas tecnologías de la comunicación y la información, las redes sociales, el big data, nos ofrecen nuevos elementos para elaborar un marketing mucho más orientado, más personalizado y más preciso, pudiendo medir mucho mejor el resultado de nuestras acciones. 

El marketing digital, nótese que digital es un adjetivo de marketing, nos permite personalizar mucho más nuestra oferta y nuestra comunicación. Conocemos mucho más a nuestro cliente, sabemos mucho más de él, podemos segmentar con mucha más precisión y elaborar un mensaje personalizado para él teniendo en cuenta su estilo de vida y sus intereses. Podemos establecer una relación mucho más directa y personal con nuestros clientes, comunicando con ellos dónde, cuándo y cómo ellos prefieren.
Es muy importante que los profesionales que tratan y elaboran estrategias con los datos personales que las personas “regalamos”, a menudo con demasiada facilidad, hagan un uso correcto y ético de los mismos.
Los profesionales del marketing debemos observar un comportamiento ético en todo momento. Una cosa es persuadir y otra muy distinta es manipular.


9.- La entrevista va llegando a su fin Pep. ¿Nos podrías dar algún consejo o recomendación para crecer tanto profesionalmente como personalmente?

No soy bueno dando consejos por lo que acabaré con algunas reflexiones sobre las cosas que a mí me funcionan en la práctica.
Creo que el sentido de nuestra vida es aprender, para crecer personalmente debemos invertir en nuestra formación continuamente. El desarrollo personal es muy importante. Todos los buenos líderes que he conocido son curiosos y tienen un hambre increíble por aprender. Yo leo mucho, voy a muchas conferencias, escucho las experiencias de muchos emprendedores,… El mundo va muy rápido y si te paras retrocedes.
Otro de los aspectos fundamentales para crecer personal y profesionalmente es la autoconfianza. Debemos creer en nosotros mismos. No tenemos límites. Nuestros límites son mentales y se basan en creencias limitantes que hay que descubrir y eliminar. Todo lo que se hace en el plano material se crea antes en el plano inmaterial. Tenemos, como les decimos a las niñas y a los niños que pasan por nuestros programas de Creativació, un arma imbatible para resolver todos los retos que se nos presenten, esta arma tan potente es nuestra imaginación y nuestra capacidad de crear. Si la utilizamos bien nada nos puede parar.
Una cosa que es fundamental para conseguir las metas que nos fijamos es el compromiso. Comprometerse con un objetivo quiere decir que no abandonaremos hasta conseguirlo. Podemos permitirnos cualquier cosa, dudar, desfallecer a mitad del camino, pero nunca abandonar. Como dice Woody Allen el 90% del éxito se basa simplemente en insistir, o en palabras del célebre Winston Churchill “never give up”.
A través del tiempo que dedico de forma amateur (sin retribución alguna) a las asociaciones a las que pertenezco y a las fundaciones y proyectos sin ánimo de lucro con las que tengo el honor de colaborar, me he dado cuenta de que lo que me hace más feliz es trabajar por construir una sociedad mejor, por ayudar a los demás. No soy de los que creen que puedo cambiar el mundo, prefiero pensar que puedo trabajar por hacer que mi entorno sea mejor y, que si todos hiciéramos los mismo, el mundo sería un lugar mucho mejor. Cuando “regalas” tu tiempo, que es el activo más valioso que una persona posee, el retorno en términos de felicidad y de crecimiento personal es inmenso. Animo a todos los emprendedores y a todas las personas a que, cuando no saben qué reglar, “regalen” generosamente una parte de su preciado tiempo y verán como eso cambia sus vidas.
 


Ahora sí, para terminar con la entrevista Pep, pasamos a unas preguntas cortas, relacionadas con nuestra plataforma online y la fibra de carbono:
1. Un personaje que te inspire: Jesucristo.
2. Un producto: un smartphone (ha cambiado mi vida y mi forma de trabajar).
3. Para ti una vida Premium es… : tener el lujo de dedicarme a lo que me apasiona.
4. No hay día en que…: no aprenda alguna cosa y no dé gracias por ello.
5. De todos los productos de piel y fibra de carbono que LAESKI ofrece a las empresas para sus eventos, me quedo con…: me encanta vuestra billetera de fibra de carbono.

 

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. + Info política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat
Hola soy Neus, ¿en qué podemos ayudarte?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by